Los juegos mentales pueden predecir el Alzheimer

Hoy en día es común que la gente sea evaluada, con pruebas de memoria, atención, velocidad de pensamiento, más o menos todo lo que hoy en día se da por llamar “juegos mentales”.

Lo interesante de irla haciendo a edades tempranas, como a finales de la madurez, principios de la tercera edad o incluso antes, es que la obtención de bajas puntuaciones en este tipo de pruebas, puede predecir, o servir como guía diagnostica para la enfermedad de Alzheimer, con una precocidad de hasta dieciocho años antes de aparecer los primeros síntomas.

Hoy en día se sabe que los cambios en el pensamiento y la memoria comienzan décadas antes de que comiencen los síntomas evidentes de la enfermedad, como hemos sabido aun hoy no se pueden detectar cambios definitivos de individuos en riesgo.

Pero ya existen estudios donde se observó que los factores de riesgo a lo largo de los años se incrementaban, de la misma manera que los puntajes de los individuos en control iban descendiendo incluso por debajo del promedio aceptable.

Uno de esos estudios fue el que se comenzó  en Chicago y se prolongó por más de veinte años. Sobre una población de unos dos mil individuos de raza negra y blanca y con una edad promedio de unos setenta y tres años, tomando en cuenta que ninguno de ellos tenía diagnóstico de Alzheimer.

Así todos fueron completando sus pruebas de habilidad y memoria cada tres años y a lo largo de las dos décadas que duro la prueba, obviamente no todos la culminaron pues las bajas eran de esperarse.

Hacia el final el 23 por ciento de las personas de raza negra y el 17 por ciento de los individuos de raza blanca, contrajeron la enfermedad, pudiéndose constatar la correlación entre las bajas puntuaciones y el resultado final que desembocó en la demencia por Alzheimer.

Los resultados que han arrojado todos estos estudios apuntan a que hay que comenzar a pesquisar en los alrededores de la mediana edad, para poder tener una mejor comprensión de los sutiles cambios físicos y mentales que comienzan a darse, Con mucha antelación, y de esa forma poder prevenir muy precozmente la enfermedad y así logar que las personas en riesgo logren esquivar el triste final que espera a quienes contraen la demencia por Alzheimer y van perdiendo no solo sus aptitudes mentales y de memoria, sino también las sociales y finalmente terminan perdiendo el contacto con su humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.